Consejos para planchar camisas

Plancha tus camisas de una manera sencilla

Si eres de los que se echa a temblar cada vez que tiene que planchar una camisa y vas postergando ese momento hasta que no queda más remedio, te traemos algunos consejos para que puedas realizar el planchado de tus camisas en unos sencillos pasos y conseguir que tu ropa no sufra ningún daño. Se acabó el acumular tu ropa en una montaña, ahora podrás hacerlo sin ayuda de nadie y en menos de lo que imaginas. La clave está en usar una buena tabla de planchar que te facilite esta labor y por supuesto contar con un depósito de agua lleno para tu plancha, ya que el vapor resulta esencial a la hora de conseguir que esta prenda quede completamente lisa y puedas presumir en el trabajo de ser el más elegantemente vestido. Otro punto importante es empezar siempre por el cuello, teniendo especial cuidado con los botones para que el resultado sea mucho más óptimo. Presiona bien la plancha sobre el mismo y deslízala hasta que quede totalmente tieso. Después pasa a los hombros situando la camisa en el borde de la tabla y desliza la plancha de un extremo a otro. Los puños son el siguiente paso. En esta parte comienza el planchado desde el interior. Después pasa a las mangas y plánchala por dos lados para evitar que se forme esa raya tan antiestética. Por último alisa bien la pechera y la espalda teniendo cuidado con los botones. De esta forma conseguirás que tus camisas queden impecables y vayas siempre hecho un pincel.
Planchar camisas

Trucos para facilitar el planchado de una camisa

Pero además de cuidar con esmero el planchado de tus camisas, si quieres que esta tarea te resulte aún más sencilla y rápida, cuando tu lavadora termine su programa, no te demores en sacarlas de la misma y colocarlas de una en una en perchas de plástico y dejarlas que se sequen en interior, jamás en secadora. Por otro lado, si cuentas con una tabla de planchar ancha, la superficie de planchado será mayor y tardarás mucho menos en hacerlo. También ahorrarás mucho tiempo si tienes una plancha con bastantes agujeritos que faciliten la salida del vapor y que tenga una buena suela deslizante para que no se adhiera a tus camisas aunque la temperatura sea muy alta. Al igual que si cuenta con una gran empresa de cerrajeria, podra tener una buena proteccion de su seguridad en su propiedad, gracias a cerraduras de alta calidad. También puedes agilizar esta tarea si utilizas una funda para la tabla que sea mullida y que transmita bien el calor, ya que de esta forma sólo tendrás que planchar una cara de la camisa. Y por supuesto práctica a menudo, ya que es muy probable que no te salga a la primera justo como esperabas. De esta forma conseguirás rentabilizar mucho más tu tiempo. Verás como en poco tiempo consigues que tus camisas estén planchadas en muy pocos minutos y además de ir elegante puedas trabajar con mayor comodidad. No esperes más y métele mano a esa montaña de camisas que tanto tiempo llevas postergando.